miércoles, 24 de abril de 2013

La felicidad: ¿La conoces? ¿Está en tu vida?


Cuanta gente no publican hoy en día en facebook “estado: triste :c” o twittean “¡porque todo esto a mí!”, cuanta gente no se la pasa en el salón de clases o en su trabajo todo el día callado o ¡incluso llorando!, cuanta gente no trae un nudo en la garganta durante su día, y al llegar a casa se desahogan, a veces de maneras brutales y alegando que no son felices o preguntándose porque no lo son. Muchos de nosotros conocemos a alguien así, a veces sin saberlo, o incluso esto te puede describir a ti.
Actualmente vivimos en una sociedad en la que la gente es mayoritariamente infeliz, lo cual afecta en mucho, y la pregunta es: ¿Eres feliz? ¿Quieres serlo? Este artículo te será de mucho interés.
Empezaremos definiendo que es la felicidad: “es un estado de ánimo que se produce en la persona cuando cree haber alcanzado una meta deseada. Tal estado propicia paz interior, un enfoque del medio positivo, y al mismo tiempo estimula a conquistar nuevas metas. Es definida como una condición interna de satisfacción y alegría”[1]
Y todos hemos sido felices alguna vez en nuestra vida, todos, el gran problema es cuando esta se esfuma de nuestra vida, pero ¿Por qué pasa esto? Existen diversos estudios que dan respuesta a esto y a continuación los cito:
Ø    “Estudios de distintas universidades europeas y americanas han llegado a la conclusión de que el hombre a menudo busca su propia infelicidad.

Ø    No se sabe la razón evolutiva que se esconde tras esta capacidad tan absurda.

Ø    Los científicos han demostrado que tenemos una necesidad absoluta de tener el control de nuestra propia vida, y esto al ser imposible tal vez sea este uno de los motivos que nos causa esta infelicidad.

Ø    También se sabe que estamos empeñados en conseguir el reconocimiento y el amor de los demás, esto siendo niño es muy fácil estando en medio de una familia, la cual siempre le da amor, cariño, afecto, se le considera guapo e importante. El problema es aproximadamente en la adolescencia, en la que buscamos el amor del mundo en general”[2]

Pero hablando en términos de situaciones diarias la infelicidad puede llegar por cosas como la pérdida de un ser querido, el no logro de una meta, algún regaño, perdida material, remordimiento, entre muchas otras situaciones, pero también depende de la persona a la que le suceda, es decir, hay personas que son mas susceptibles o “débiles” a estas situaciones, afectándole en mayor o menor cantidad.

Pero sea como sea está bien, ya que todos hemos tenido en nuestra vida algún momento de infelicidad, absolutamente todos ya que parte de la vida, o dime ¿conoces a alguna persona que nunca ha sido infeliz?

 La problemática llega cuando la persona llega a tomar muy en serio este estado de ánimo, lo cual trae problemas graves, por ejemplo ¿Quién no ha visto que alguna persona se quiso suicidar a causa de “x” problema? ¿Por qué los seres humanos en la absurda idea de que quitarnos la vida es la respuesta? En lo personal esa forma de pensar se me hace ridícula y tonta, solo para cobardes.

Mucha gente en este momento es infeliz, o tu mismo(a) lo eres, o así lo piensas, pero  para cambiar esta situación te traigo unos concejos que encontré, te interesaran mucho:
Ø    “Conectarse con las personas que queremos: Las relaciones, siempre y cuando estas sean positivas, contribuyen enormemente a nuestra felicidad, ya que nos otorgan significado, apoyo, amor y mejoran nuestra autoestima.  Así que no temamos profundizar en esos vínculos que nos hacen mucho bien.

Ø    Aprender, siempre aprender: El aprendizaje contribuye a nuestro bienestar ya que nos expone a nuevas ideas y satisface nuestra curiosidad. Nos brinda una sensación de haber logrado algo, lo cual tiene un impacto directo en nuestra confianza. Y por aprendizaje no solamente me estoy refiriendo estrictamente a lo académico, también puede ser aprender una nueva habilidad, hacer un deporte, involucrarse en algo artístico.

Ø    Ser parte de algo grande: Todo aquel afortunado que encuentra propósito y significado a su vida se siente mejor con lo que hace y se siente más en control de su destino. También este sentimiento contribuye a padecer menos depresión, ansiedad o stress. Esta sensación de formar parte de algo grande, realizar un trabajo que implique ayudar a otros, verse involucrado en alguna organización, lo que sea que tenga para ti un significado importante.

Ø    Cuidar nuestro cuerpo: El ser más activos nos hace más felices y contribuye a nuestro bienestar físico. Tiene un efecto directo en nuestro estado de ánimo. No es necesario que hagamos actividades físicas extenuantes, basta con dormir lo suficiente, estar al aire libre por más tiempo, poder desconectarnos de la tecnología y realizar pequeñas actividades como caminar o bailar.

Ø    Ser consientes de lo que nos rodea: Ser consientes de nuestro mundo, de los detalles de las situaciones, estar más despiertos al momento de vivir experiencias mejora nuestro bienestar. Nos ayuda a conectarnos con nuestros sentimientos, con el ahora y dejar atrás los pensamientos atados al pasado o nuestra ansiedad por el futuro.

Ø    Tener metas: El poder establecer metas apropiadas nos hace sentir mejor acerca de nuestro futuro, nos motiva y nos desafía. Nos brindan dirección y una sensación de logro y satisfacción cuando finalmente las logramos.

Ø    Haz cosas por los demás: Siempre teniendo en consideración que los demás son igual (no más) de importantes que nosotros es muy beneficioso involucrarnos en actividades que contribuyen al bienestar ajeno también. El ayudar genera vínculos saludables con las demás personas. Si nos queremos sentir bien, ¡hagamos el bien!

Ø    Invita a las emociones positivas a tu vida: Sentir emociones positivas a menudo nos ayuda a mejorar nuestros recursos internos, nos hace sentir bien en el ahora y en el futuro y nos ayuda a enfocarnos en las cosas que sí están funcionando.

Ø    Siéntete cómodo con quien eres: Ya saben que la perfección no existe, castigarnos por no haber logrado determinada cosa o por habernos equivocado no nos va a conducir a ningún sitio. Aceptarnos con nuestras virtudes y nuestros defectos, ser consientes de nuestras capacidades y de nuestras limitaciones, el simple hecho de conocernos, nos permite con sabiduría escoger cambiar aquello que podemos o queremos.

Ø     Los cambios tienen ser que desde el amor y desde nuestra propia aceptación, primero reconocemos quiénes somos, nos permitirnos enorgullecernos de nuestros elementos positivos y si encontramos algo que debemos mejorar, entonces lo intentamos. Cuando nos tratamos con cariño y respeto vamos a sentirnos más contentos y satisfechos.

Ø    Sacúdete el polvo y continúa caminando: Un tropezón no es caída, los malos momentos existen, los deslices y las equivocaciones existen, pero recuerden que a pesar de aquellas cosas que no podemos controlar siempre tendremos el poder de controlar nuestra actitud y nuestra interpretación de las cosas. Es tan sólo cuestión de práctica.”[3]

Seas o no seas feliz te recomiendo que lleves a la práctica los concejos anteriores, te serán de mucha utilidad. Recuerda que, como ya lo mencione anteriormente, el tener momentos de infelicidad no es malo, siplemente supéralas.
¿Te has puesto a pensar……lo aburrida que sería la vida si todo fuera sencillo… si todo fuera felicidad y nada más?

Aristóteles decía que la felicidad no necesitaba de otra cosa más que de ella misma, él pensaba que haciendo felices a los demás éramos felices nosotros mismos, y estoy muy de acuerdo con eso.

Así que ya lo sabes, se feliz, y si estas pasando un mal momento, ten fuerzas para superarlo…
¡A n i m o!